No hay mejor terapia que un chapuzón en la piscina de la Casa del Presidente en un día de calor y bochorno. Te invitamos a refrescar tus ideas, a premiarte con un cóctel de autor en las hamacas de nuestro jardín, a disfrutar de una romántica merienda privada en nuestro jardín secreto o, por qué no, a disfrutar de una buena barbacoa al aire libre. Si esto no es felicidad...